Imagen

Edward Theodore Gein nació el 27 de agosto de 1906 en La Crosse, Wisconsin. Hijo de un padre alcohólico y una madre tímida fanáticamente religiosa, Gein creció junto a su hermano mayor, Henry, en un hogar regido por las prédicas puritanas de su madre acerca de los pecados de la lujuria y el deseo carnal. Ed vivió en una granja de 160 acres de la familia en las afueras de Plainfield. Su hermano Enrique murió en 1944 y su madre en 1945.

Para esa fecha Gein era un soltero de treinta y nueve años de edad, todavía esclavizado emocionalmente a la mujer que había tiranizado su vida, su madre. Pronto su conducta degeneró en caos volviéndose una persona desequilibrada. Se quedó solo en la enorme casa de campo, atormentado por el fantasma de su dominante madre, cuyo dormitorio guardaba bajo llave y sin molestias, exactamente como lo había sido cuando estaba viva. Selló el salón y cinco habitaciones de arriba, viviendo en una sola habitación de la planta baja y la cocina.

Imagen

Desarrolló un interés profundamente enfermo en la anatomía íntima del cuerpo de la mujer y su interés lo alimentaba con enciclopedias médicas, libros de anatomía, novelas de terror y revistas pornográficas.

Se interesó particularmente en las atrocidades cometidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y los experimentos médicos realizados sobre judíos en los campos de concentración. Pronto se graduó con la extracción y destrucción de cadáveres en descomposición de mujeres por la noche en los cementerios de Wisconsin.

Imagen

En otras ocasiones, Gein tomó sólo las partes del cuerpo que sobre todo más le interesaban. Estaba especialmente fascinado por los genitales femeninos extirpados, los cuales acariciaba y jugaba. Se confeccionó una funda que se sobreponía y después se montaba las pantaletas , y así andaba dentro de su casa.

Imagen

Como era de esperarse, rápidamente se convirtió en un recluso dentro de su casa y un marginado en la comunidad, desalentando cualquier visitante que se acercara a su ya abandonada y decadente granja.

La fascinación de Gein con el cuerpo de la mujer le llevó a buscar muestras frescas. Sus víctimas, por lo general las mujeres en edad de su madre, en un rango de 54 años de edad.

Una de sus víctimas fue María Hogan, la cual desapareció de la taberna que atendía por allá de diciembre de 1954 y Bernice Worden, una mujer de unos sesenta años que dirigía la ferretería local, desaparecida el 16 de noviembre 1957.

Frank Worden, sheriff e hijo de Bernice, al enterarse de que habían visto a Eddie Gein en la ciudad en el día de la desaparición de su madre, junto con el alguacil fue a revisar la vieja casa de Gein, ya tristemente célebre entre los niños de la localidad como una casa encantada .

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Allí, las evidencias demostraron las horripilante obsesiones extrañas de Gein, las que finalmente habían estallado en asesinatos, y mucho, mucho peor. En la leñera de la granja encontraron el cuerpo desnudo, sin cabeza de Bernice Worden, colgando boca abajo de un gancho de carnicero con un largo corte por la parte delantera del tórax. Su cabeza y los intestinos fueron descubiertos en una caja, y su corazón en un plato en el comedor. Se encontraron las pieles de diez cabezas humanas conservadas, y una pieza larga de piel tomada de la parte superior del torso de una mujer fue encontrada enrollada en el suelo.

Imagen

Había un cinturón hecho de pezones, una silla tapizada en piel humana, la corona de un cráneo utilizado como un plato de sopa, pantallas de lámparas cubiertas de carne tensada, una mesa apoyada por unas tibias humanas, y una nevera llena de órganos humanos. Los cuatro postes de la cama de Gein estaban cubiertas con cráneos, una cabeza humana colgada en la pared junto a nueve máscaras de piel de sus víctimas femeninas y pulseras decorativas hechas de piel humana.

Imagen

Imagen

Los investigadores también descubrieron atónitos un plato sopero hecho de un cuenco de un cráneo, una caja de zapatos llena de genitales femeninos, caras rellenas con periódicos y montados como trofeos de caza en las paredes, y un “chaleco mamario” desollado del torso de una mujer.

Gein más tarde confesó que le gustaba vestirse a sí mismo con ésta y otras prendas de piel humana y fingir que era su propia madre.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Gein fue finalmente declarado culpable de asesinato y por razones de su evidente demencia, fue confinado en varias instituciones psiquiátricas penales, incluido el Hospital Central del Estado de Wisconsin y el Instituto de Salud Mental de Mendota, donde murió de insuficiencia respiratoria el 26 de julio de 1984, a los 77 años.

Imagen

Imagen

Imagen

Sus asesinatos viven como la inspiración para los personajes de películas tales como Norman Bates (Psicosis), Jame Gumb (El silencio de los inocentes) y Leatherface (Texas Chainsaw Massacre).

Imagen

Existe a la fecha circulando en norteamérica toda clase de parafernalia que va desde figuras de acción de Gein, playeras, club de fans, propaganda turística en Wisconsin, trabajos de arte de fans, hasta venta de máscaras de vinyl simulando piel humana.

Imagen

Imagen

Imagen Imagen

Nunca tuvo relaciones sexuales. Y aunque nunca aceptó haber cometido necrofilia o canibalismo, es inspiración y modelo a seguir tanto de crímenes efectuados por los cárteles de todo el mundo, de cualquier guión cinematográfico de terror, psicópatas, sociópatas, asesinos seriales y toda la ola CSI que inunda nuestra televisión en horarios familiares. Éste interés hasta cierto punto morboso, ha impulsado la proliferación de academias o universidades criminalistas mexicanas.

Por ello, antes de recriminar a los niños y jóvenes por ver sitios no aptos según nuestro sistema global y la conciencia colectiva moralina como la pornografía o telenovelas y películas sobre narcos, me parece más censurable que todo mundo se facine de ver contenidos mediáticos en las que se hurguan las entrañas de víctimas humanas en películas donde el tema central es la creatividad para destazar un ser humano como las películas REC y SAW (juego macabro). Cito textual un resumen de qué va ésta última película:

¨Adam despierta sumido en la oscuridad, en una bañera llena de agua. A uno de sus pies está atado el tapón y al levantarse, lo quita, causando que una llave se vaya por el desagüe. En el lugar hay alguien más, que enciende las luces, permitiendo a Adam ver que está encadenado a una tubería en un muy sucio baño industrial subterráneo. Frente a él y en su misma situación, se encuentra el doctor Lawrence Gordon. En medio del cuarto, hay un cadáver con un disparo en la cabeza, una grabadora en la mano derecha y una pistola en la izquierda. Pronto descubren que en sus bolsillos tienen unos sobres con sus nombres y unos casetes con la palabra “reprodúceme” escrita en ellos. El doctor Gordon tiene, además, una bala y una llave, que no sirve para abrir las cadenas. Adam consigue la grabadora del muerto y reproduce los casetes. El mensaje es: Lawrence debe matar a Adam antes de las seis de la tarde, de lo contrario, su esposa y su hija serán asesinadas y ellos quedarán allí encerrados hasta pudrirse y morir. El doctor Gordon usa el retroceso automático y escucha la frase “busca en el corazón”. Al mirar en el cuarto ve que en el retrete hay un dibujo de un corazón. Adam mira en este pero no encuentra nada, luego mira en la cisterna, donde encuentra una bolsa con dos sierras. Lawrence cree que quien los pudo encerrar allí es el asesino del puzzle, conocido como Jigsaw, y cuenta la historia a su compañero, donde sucederán una serie de torturas y muertes para capturar a Jigsaw.¨

David Chávez.

 

Anuncios