Abyss Creations, creador de la ya famosa Real Doll, una compañía que durante 20 años ha fabricado y ha vendido miles de muñecas sexuales de silicón de tamaño natural, ha desarrollado a Harmony. Un prototipo robotizado que tomó 5 años de investigación para imitar a una mujer, pero no sólo funciona para actos sexuales temporales, te ofrece verbalmente sexo e intimidad. Puedes pedirla a la estatura, medidas y fisonomía personalizada. Según su creador una evolución natural de las Real Dolls que en sus inicios costaba una de ellas 5 mil dólares. Venden unas 600 cada año, habiendo también la versión masculina con el pene al tamaño y gusto.

Harmony sonríe, guiña los ojos, te sigue la mirada, su inteligencia artificial le permite mantener conversaciones de todo tipo, tiene un buen nivel de cultura general, cuenta chistes de tono subido y vas personalizando sus interacciones a medida que aprende sobre la vida de su dueño, recordando incluso nombres de amigos, familia y fechas importantes, claro que pagando un servicio adicional para tu smartphone android por 20 dólares anuales. Como Siri pero en sexo telefónico.

Dentro de sus prestaciones robóticas puede cambiar de posiciones según sus sensores, rotar sus caderas y emitir sonidos realistas en el momento preciso. Incluye claro, tres orificios anatómicamente correctos. Sin embargo, no tiene acelerómetros que detecten tus movimientos a la hora de que interactúes sexualmente con ella, aunque al parecer podrá lubricar por medio de sensores de calor pero no tiene una vagina autónoma. No camina ni mueve los brazos para hacerte la puñeta.

En sus mejoras a futuro, podrá tener en sus ojos cámaras que perciban movimientos y emociones, para que pueda contestar de manera más precisa.

Como se ve en el video, le puedes atribuir un nombre, y definir su personalidad, como tus preferencias e intereses, así como niveles de humor, sensualidad, coraje, tenacidad, candor, vivacidad, coordinación, humildad, crueldad, auto-preservación, paciencia, imaginación, curiosidad, agresión, encanto, lealtad, celos, etcétera.

Si le preguntas (vía smartphone) ella te contestará que su objetivo primario es ser una buena compañera, ser tu amiga, darte placer y felicidad, quiere ser la chica que siempre has soñado. Sin embargo, no siempre estará de humor si la irritas preguntándole por ejemplo si le agrada la idea que su dueño pueda hablar con otras chicas. Ella te podría contestar: Fuck no! What kind of question is that?! Cuando ella está en desacuerdo con su dueño, es sólo para entretenerlo.

Si le preguntas a Matt McMullen, su creador y fundador de la compañía te contestará que no sustituye a una humana, es un juguete de placer. Ella podrá saber cuántas veces deseas tener sexo al día, tus posiciones favoritas, tiene niveles de calor en su cuerpo y sensores de placer en diferentes partes de su cuerpo, de manera que si le aprietas una teta, ella sabrá lo que estás haciendo, si la sobre-estimulas de manera adecuada y rítmica, ella tendrá un orgasmo robótico.

Al inicio se producirán solo mil unidades de esta androide sexual capaz de suplir todo tipo de necesidades, incluyendo las emocionales, y es posible inscribirse en una lista de espera para asegurarse de ser el primero en tenerla. Harmony costará unos 15 mil dólares. Si eres hombre y no te alcanza, puedes comprar la versión Autoblow 2, (Auto mamada 2) la cual es una boca con sistema de succión automatizada.

Por siempre, los humanos hemos estado obsesionados con la idea de crear un amante perfecto artificial. La ciencia computacional y la ingeniería han logrado que ésto ya no sea ciencia ficción. La industria sexual tiene actualmente un ingreso anual de 30 billones de dólares, por lo tanto, éste es un gran negocio potencial. Pero no es la única compañía que está vendiendo muñecas sexuales.

En la segunda parte del primer video, Roberto Cárdenas y su hermano Noel, desarrollan en su garage otro tipo de muñeca sexual, la amiga que sale en el video recibe 500 dólares por cada una que venden, pues se presta como modelo para sacar los moldes y según ella no se siente usada por tener clones que sirven para coger. Ella piensa que es muy bueno ayudar a gente que está sola a que compre cosas así. Sin embargo, Eva (así se llama la muñeca), no tiene inteligencia artificial, sin sonidos y sólo puede mover las piernas. Ellos piensan que cubren una necesidad alejando a gente que podría violar o abusar de las mujeres. El propietario podría enfurecerse o golpear al robot, más no con su esposa, por ejemplo. Es un salvavidas entre lo que quiere hacer y lo que debe. La madre de los creadores está orgullosa de que ellos sean parte de un gran futuro desde su garage como lo fue Steve Jobs.

Los detractores y feministas que han protestado con ésta iniciativa tecnológica afirman que es espantoso ser propiedad de una mujer. Sin embargo, obviamente, no es una mujer real.

En el Reino Unido, Kathleen Richardson, ética robótica y fundadora de una campaña en contra de los robots sexuales está en contra de perpetuar éstas ideas que justifican la explotación de la gente, ella dice que ser dueño de un robot (sub-humano) es lo mismo que ser dueño de un esclavo. Dice que el sexo es una experiencia del ser humano, más no cuerpos como propiedad, no mentes separadas, no objetos sexuales.

Claro que al parecer es controversial que el ser propietario de alguien que sólo exista para darte placer sea dudosamente ético. El creador de Harmony dice que no es alguien, es una máquina. No puedes hacerla llorar o romperle el corazón. No tiene derechos civiles, no tiene la inconveniencia de expresar sus propios deseos, está sólo para ti. Es un juguete hiper-realista, a su vez que completamente irreal, se parecen más a una estrella porno que a una mujer real. En la vida, si una persona no es feliz en la posición que tiene en una relación, simplemente se va. Un robot no se puede ir, no es una persona, no está diseñada para distorsionar la realidad de alguien que interactúa con un humano a diferencia de un robot. Para ésta compañía, sus muñecas sexuales robotizadas con inteligencia artificial son para la gente que no puede interactuar con otra gente. En el video se muestra una persona que vive en Detroit el cual que tiene 3 tradicionales Real Dolls, de las cuales una es su favorita y está casado simbólicamente con ella a falta de haber establecido una relación real con una humana; él expresa que su vida ha cambiado y ha perdido el interés de buscar citas. Y mucho más que sexo, es llegar a una casa que no está vacía y compartir su vida.

Si lo vemos de manera objetiva, todos en la actualidad tenemos una relación similar con nuestros teléfonos. A corto plazo, éstas tecnologías han ayudado a la humanidad. No eres nadie sin un smartphone, nos hemos estupidizado, nadie recuerda un número telefónico ni fechas festivas, o aniversarios, no vamos ya a tomar café con gente real, no conversamos de manera verbal, tenemos sexting y pertenecemos a tribus sociales virtuales.

Recuerdo un documental de Discovery Channel donde el físico teórico Michio Kaku opina al respecto. Él tiene un iRobot Roomba, una máquina que barre y trapea gracias a sus sensores que a través de una lectura infraroja detecta todo el espacio midiendo las dimensiones de una casa u oficina, evade obstáculos y además algunos detectan polvo, basura y líquidos. (Aquí en México puedes comprar una barata por 3 mil pesos).

El que tiene éste señor Kaku tiene un aspecto tan lindo y tierno que su esposa siente lástima de su iRobot, pues funciona las 24 horas al día, por lo que le da sus descansos apagándolo, pues ella cree que se cansa y tiene sentimiento de culpa por ello. El científico menciona que no deberíamos tener esa clase de sentimientos y pensamientos hacia un robot o máquinas, pues están hechas para cumplir las tareas por las cuales fueron diseñadas.

¿También se le consideraría una explotación aunque no tenga un rostro o formas humanas? Éste robot barredora no se expresa, aunque sus funciones no son sexuales, están para cubrir una necesidad humana que no tiene que ver con la ética.

Por otro lado, un vibrador o dildo puede tener o no forma realista. Hay desde verdes, azules, con aspectos de extraterrestres, color y textura de piel simulando un pene real, los hay de colores y a diferentes tamaños e intensidades. Igual hay vaginas y nalgas de silicón con motores vibratorios y de succión. Con formas igualitas tu actriz o actor porno favorito.

Hace tiempo yo mismo vendí por internet masturbadores masculinos los cuales compraba en una tienda on-line de Japón. La marca: TENGA (Aunque suene a albur) y otra marca llamada FleshLight que es un masturbador en forma de lámpara de mano, la cual al destaparlo, aparece una vagina o boca de látex.

Ésta inquietud de venderlos en Mercado libre fue, aparte de arriesgar mi tarjeta de crédito en una compra on-line, fue por hacerme la pregunta de romper un paradigma en relación a que en las sex-shop venden en casi su totalidad dildos y vibradores a compradores masculinos. En tiendas como Erótica Sex Shop y todas las del Eje Central Lázaro Cárdenas en el D.F. pregunté a los vendedores de que géneros son quienes compran vibradores. El resultado, los caballeros.

Entonces. Si un dildo o vibrador son diseñados para una penetración vaginal o anal. ¿Porqué en un país machista donde todos los hombres somos bien vergas compramos vibradores para complementar nuestras relaciones íntimas con nuestras parejas? ¿No se supone que si son para penetración vaginal o anal los compradores deberían ser las damas? ¿A las mujeres les da verguenza entrar a una sex-shop y mandan a sus amigos o parejas a comprarlos?

Mi hit de venta era un concepto de dignificación, desarrollo, descubrimiento y terapéutica de tu sexualidad; ésta filosofía –si se puede llamar así– era lo que en Japón me aconsejaban que mencionara a mis compradores potenciales ya que al menos en ese país, los hombres trabajadores al tener una vida tan vertiginosa, muchos no tienen tiempo o recursos humanos suficientes para obtener relaciones sexuales con personas y sienten la necesidad de tener una vida sexual digna sustituyendo la carencia natural de un orgasmo diario. Entonces muchos buscan la satisfacción sexual artificial.

Éstos juguetes masturbadores además ayudan a ejercitar el pene, controlar y educarlo contra la eyaculación precoz, desahogo inmediato cuando no está tu pareja cuando lo requieres, estás de viaje o necesitas un desahogo de tensión. Hay unas variantes para homosexuales, el cual tienen orificios en ambos extremos que les permite interactuar como pareja en las relaciones sexuales cuando a ninguno de los dos les agrada el sexo anal. Traen lubricantes de diferentes densidades y calentadores para tenerlos a temperatura similar al de una vagina humana. Tuve un éxito rotundo, de ser un trabajo de investigación-hobbie, resultó ser un gran negocio en su momento. Fui pionero en éstos productos en México hace unos 11 o 12 años hasta que unos tipos de Monterrey me robaron la idea de negocio e inundaron el mercado mexicano con éllos.

Se usan hasta que se desgasta por no más de un año dándole sabroso. Y nadie habla de una explotación sexual de un objeto, pues no tienen una formas reconocibles, mucho menos humanas.

¿Te gustaría ser parte del futuro del sexo?

¿Crees que éstos recursos son terapéuticos?

¿Sustituyen las relaciones humanas?

¿Te parecería una forma de esclavitud tener una muñeca sexual?

¿Te parece un desequilibrado mental quienes compran un robot sexual?

¿Te parece bien que exista la ilusión de compañía humana para quienes no la tienen?

¿Es una forma cara de hacerse la chaqueta?

¿La gente y los objetos son intercambiables o sustituibles hoy en día?

¿Crees que algún día existan máquinas sexuales con libre albedrío?

El artículo es de mi autoría adaptado de los videos que adjunto. Si compartes, cítame y sería buenísimo si comentas o das tu opinión.

Un saludo cálido y felices orgasmos.

David Chávez.

Anuncios